viernes, 28 de enero de 2011

Formas parte de la locura de la que formo parte.


Haces que las horas de empollar no sean tan amargantes, me haces que me salgan las patas de gallo cada dos por tres con tus típicos chistes, me regalas la alegría siempre y en todo momento. Haces que te quiera cada vez que me esperas media hora después de haber quedado, me hago pis encima con tus caras de payaso, me parto contigo en los malos días que tengo. Cantas mal pero lo haces constantemente, me dedicas tu sonrisa y multiplicas mi alegría. Me hace feliz pensar que siempre estarás allí y me volvería gilipollas si llegara a perderte. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario