martes, 8 de marzo de 2011

Que no sea por ti.

Hoy no quiero abrazarte. Ni besarte. Ni tocarte. Ni sentirte. Ni verte. Ni quererte. No quiero nada que termine en te. Porque todo eso quiere decir que tiene algo que ver contigo. Sólo aceptaré la excepción que confirma la regla. Hoy voy a esquivarte. Porque el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y yo ya he tropezado contigo unas quinientas veces. Y no quiero ni una más. Que bastante mal lo he pasado. Bastante tiempo te he dedicado a ti y a tu vida. Y tú no te merecías ni la mitad de mi tiempo. Que mi reloj corre muy rápido. Hoy quiero darme el lujo de sonreír y que no sea por ti.


No hay comentarios:

Publicar un comentario