martes, 29 de marzo de 2011

Ríete fuerte, cierra los ojos y sonrie, que aun te queda fuego en la mirada muñeca.


Quizás si dejase de mirar a la gente como atravesándola me iría mejor. De todos modos me gusta, les pone tan nerviosos... Piensan que sé que están pensando. Gilipollas predecibles... Me encanta cómo bajan la mirada, me encanta. Me hace gracia lo hipócritas que son, vienen prometiendo maravillas y luego se quedan demasiado cortos. La mitad no saben una mierda de las heridas y la mayor parte de la otra mitad no saben acabar de lamer con el suficiente tacto para que se cierren definitivamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario