martes, 10 de abril de 2012

Corazón reservado.

Cruzarse por la calle, por casualidad o no, y de repente, mirarse. Esa, esa es la mirada que marcará lo suyo. Sí, suyo, de ambos, juntos. Acto seguido sonreír y notar un cosquilleo en el estómago. Seguir andando. Llegar a sus casas. Pensar en ello, en esa mirada. Pasar al día siguiente por el mismo lugar y volver a repetir ese momento. Convertirse con el paso de los días en especial. Provocarse cada vez más sonrisas, más cosquilleos. Ni si quiera han hablado en persona y ya sienten algo el uno por el otro.
Tú a mi me has sacado 312849629384772 sonrisas. Has hecho que el corazón se me saliese brutalmente. Me has ''leído'' cuando tenía un problema. Me has escrito algo. Me has dicho ''te quiero''. Haces que tenga ilusión. Me encantas de tal manera que hasta en mis sueños estás. Me has puesto celosa. He llorado con cosas que me dices. He escrito mil y un textos antes que este, y aún así no es lo suficientemente bueno como para decirte lo que siento por ti.
Sin embargo, tú y yo aún no nos hemos visto. No nos abrazamos. No nos besamos. No nos susurramos cosas al oído. No nos hemos dado mimitos. No hemos dormido juntos. No paseamos de la mano. No hemos ido al cine juntos. No nos miramos fijamente. No hemos pasado una noche especial juntos. No me has presentado a tus padres. Yo no te he presentado a los míos. No hemos hablado en persona. Pero míranos, ya tenemos estos y muchísimos más momentos planeados. Planes que haremos juntos. Siempre un tú, un yo, un nosotros. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario